El agua pasa por el juzgado

By 18 marzo, 2013 Novedad 4 Comments

Parece mentira que pasen estas cosas, pero pasan… En Cataluña, desde hace algún tiempo el agua pasa por el juzgado antes de llegar a los grifos. Por un lado, tenemos la batalla por hacerse con la gestión de ATLL y por otro la lucha de algunas entidades y empresas contra la situación de vacío legal del servicio de distribución de agua a Barcelona y alrededores (cerca de 3 millones de habitantes).

El agua pasa por el juzgado

El pasado viernes, llega a mi conocimiento por mediación de un tweet de Celso L. Masid (follower de HidrojING) la noticia del posible final de la segunda lucha, ya que el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) desbloquea el nuevo suministrador de agua de Barcelona.

Movido por un afán de curiosidad empecé a buscar información por Internet al respecto para hacerme una composición de lugar de la sucesión de los acontecimientos, que os voy a intentar trasladar de la manera más objetiva posible, es decir, exponiendo los hechos tal y como los he leído e indicando la fuente… Después, que cada uno reflexione y saque sus propias conclusiones…

La gestión del agua en Barcelona y alrededores

Información extraída del artículo de Laia Balasch “Agbar, una gestió il·legítima de l’aigua

Siendo la distribución y el abastecimiento de agua una competencia de titularidad municipal, es habitual la concesión del servicio a una empresa privada a través de un concurso público.

En Barcelona, las administraciones competentes son dos:

  1. Ayuntamiento: quien atesora la titularidad del servicio y quien debe abrir el concurso y adjudicar la concesión del servicio.
  2. Autoritat Metropolitana de Barcelona (AMB): entidad supramunicipal que agrupa a 36 poblaciones y encargada de asegurar la calidad y el funcionamiento del servicio.

La distribución de agua en Barcelona es un servicio que gestiona desde hace 140 años la compañía Aigües de Barcelona (Agbar). A lo largo del siglo XX, también se fue encargando del servicio de 23 municipios del Área Metropolitana. Por ello, como desde siempre se ha relacionado el servicio del agua con la compañía, nunca se había cuestionado la legitimidad de la concesión del servicio.

El origen del contencioso

Esta información ha sido obtenida del  mismo artículo anterior.

Pues bien, en el año 2006 la citada compañía corta el suministro de agua a una familia por una deuda de más de 6.000€ debida a una fuga en una cañería del sótano del inmueble. El agua pasa por el juzgado, ya que la familia demanda a la compañía y el año 2010 el juez les da la razón, con lo que la compañía no cobra y debe restablecer el servicio.

El asunto podía haberse acabado ahí… pero el juez decidió seguir investigando la relación entre Aigües de Barcelona (Agbar) y las administraciones competentes, pidiéndoles los contratos de concesión, los cuales nunca fueron presentados…

Delante de estos hechos, el juez sentenció que “(…) en estos momentos la gestión del servicio de suministro de agua a la ciudad de Barcelona y la actuación de Agbar como concesionaria del servicio son actuaciones ilegítimas (…) el precio que cobra la compañía a los ciudadanos es ilegal

A raíz de esa sentencia, distintas entidades han ido reclamando periódicamente que se haga público el contrato de concesión, y que se resuelva el vacío legal en la prestación de un servicio fundamental.

AMB intenta llenar el vacío, pero…

Información extraída del artículo de Antonio Cerrillo “El Área Metropolitana regulariza la concesión del suministro de agua de Agbar” 

AMB es un organismo cuya junta de gobierno es enteramente político, y cuya competencia es la de gestionar el Ciclo del Agua en el Área Metropolitana. Su presidente es el alcalde de Barcelona, y el resto e cargos de gobierno se los reparten entre CiU, PSC, ERC i ICV. En agosto de 2012, AMB inicia los trámites para la firma de un convenio.

En noviembe de 2012, el pleno municipal de AMB llega a un acuerdo para solventar el vacío legal creando una empresa (Aguas de Barcelona Empresa del Ciclo Integral del Agua) que será la encargada durante 35 años de la distribución de agua en 23 municipios (que ya venía haciendo Agbar) y la gestión del saneamiento y reutilización del agua de los 36 municipios del Área (que ya venía haciendo AMB), con un reparto de las acciones del 85% para Agbar y 15% para AMB.

Lo curioso del acuerdo es que se llega a él sin ningún tipo de quórum, CiU y PSC votaron a favor, ICV se opuso y el resto se abstuvo.

… alimenta las demandas

Información extraída de los artículos de Dani Cordero “Vecinos y ecologistas llevan a fiscalía el suministro del agua de Barcelona” y “La Generalitat intenta paralizar la adjudicación de un gran contrato a Agbar”  

La aprobación de este acuerdo hizo revivir las demandas derivadas de la sentencia de 2010, a las que se le suman otras. Otra vez el agua pasa por el juzgado.

Las entidades que por aquel entonces reclamaron que se hiciese público el contrato de concesión del Ayuntamiento de Barcelona con Agbar, efectuaron denuncia frente a la Fiscalía Anticorrupción al considerar que tampoco existe dicho contrato de concesión entre AMB y Agbar, y que esta nueva empresa era una manera de regularizar una situación anómala.

Por otro lado aparecen sendos recursos presentados al TSJC por parte de Aguas de Valencia (participada por Suez, también accionista de Agbar¿?), Aqualia (del grupo FCC), Acciona Agua y el abogado Xavier Xifra, basándose en la irregularidad de efectuar una concesión a una empresa sin realizar concurso público. El señor Xifra, además cifra que esta privatización encarecerá el agua un total de 64’7€ al año a cada familia.

Pero para más inri, la propia Generalitat (gobernada por CiU, no lo olvidemos) también se desmarca con una demanda al acuerdo, al considerar que la nueva empresa invade las competencias autonómicas de producción y suministro de agua potable en alta.

Todos estos recursos han provocado la suspensión cautelar de la constitución de la nueva empresa.

Últimas novedades del contencioso

Información obtenida del artículo de Dani Cordero “El TSJC desbloquea el nuevo suministrador de agua de Barcelona” 

Finalmente, el pasado viernes se dio el último capítulo de esta historia iniciada hace ahora 7 años, cuando el agua pasa por el juzgado allá por 2006.

El TSJC ha desestimado todos los recursos presentados, lo que da vía libre para la constitución definitiva de Aguas de Barcelona Empresa del Ciclo Integral del Agua, ya que según la notificación de los magistrados “los eventuales daños que produciría el mantenimiento de dicho acuerdo (que, además, salvaguarda en principio el interés público) son perfectamente resarcibles en caso de que prosperase el recurso”.

Seguramente, este capítulo no será el final de la novela, ya que así como Generalitat y AMB entablaran negociaciones para llegar un acuerdo (no queda claro qué es lo que tienen que acordar), Acciona (no olvidemos la batalla por ATLL), Aqualia (FCC) y Xavier Xifra mantienen sus recursos.

Conclusión para el debate

Ahora que os he expuesto lo mejor que he podido todos los antecedentes, espero haber sido lo suficientemente objetivo y esclarecedor que pretendía, se me abren un abanico de preguntas que merecen su reflexión:

¿Existía una ley de contratos con las administraciones en el siglo XIX cuando Agbar empieza a prestar el servicio? ¿Si lo lleva prestando desde entonces, es procedente reclamar ahora que el servicio es ilegítimo?

¿Ha actuado correctamente ABM intentando solventar el vacío legal existente mediante la creación de esta nueva empresa? ¿Por qué la entidad que gestiona el Ciclo del Agua está gobernado por partidos políticos?

¿Qué tienen de objetivo los recursos interpuestos por Acciona y Generalitat existiendo por medio otro contencioso por el control de ATLL?

¿Se le ha explicado a la gente lo que cuesta que le llegue el agua casa? ¿Se le ha explicado a la gente que se debe pagar por el Ciclo del Agua? Es más, ¿sabe la gente en qué consiste el Ciclo del Agua?

¿Es imprescindible privatizar el Ciclo del Agua? Teniendo en cuenta que la finalidad de una empresa privada es ganar dinero, ¿debería el agua, bien indispensable para la vida, quedar fuera de la posibilidad de negocio y especulación?

¿Cuál va a ser realmente la repercusión en el precio del recibo? ¿Es lógico quejarse por pagar 5€ más por familia al mes en el recibo del agua (recordemos que es indispensable), considerando lo que se llega a pagar mensualmente por un móvil o para el ADSL?

Estaré encantado de recibir vuestras opiniones y poder establecer un debate, así que ¡os animo a participar!… y para que el debate sea más participativo podéis compartir este artículo mediante las siguientes redes sociales… ¡Debatir es enriquecedor¡

4 Comments

  • Alvaro dice:

    Muy interesante tu post.
    Especialmente porque deja en el aire una suma de cuestiones que todos nos preguntamos y nadie nos responde.
    Ahora dejo yo otra cosa sobre la mesa: ¿ Sabíais que la red de distribución de agua potable de Barcelona es propiedad de Agbar, dado que fue ella quien invirtió en construirla ?

  • Celso dice:

    Desde luego que la judicialización de los asuntos del agua es como para profundizar en ello. En realidad, creo que los procesos más recientes, los relacionados con ATLL, son fruto de varias circunstancias, entre las que destacan las políticas. Nadie se planteaba que Acciona pudiera llevarse el partido como visitante y eso ha dolido. Acciona en ese caso se ha movido muy bien, yendo con socios locales y presentando una oferta fuerte en aquello que más pesaba. Y ahora, AGBAR perdiendo un interesantísimo contrato, está molesta… comprensible, desde su punto de vista. Lo peor que puede pasar es que finalmente el servicio se vea afectado, pagando el usuario los platos rotos de otros. Espero que no. Es un caso que aún dará mucho que hablar, más si, si no me equivoco, AGBAR tendrá que comprar a Acciona el agua en alta para el suministro que realiza a la zona metropolitana. Complicado todo.

    Las cuestiones con las que cierras, dan para toda una serie de post… ¡anímate! Privatizar la gestión viene de la mano de la falta de recursos de las administraciones (tanto económico-financieros como de personal). La privatización es una fuente de ingresos rápida y una salida segura (que no siempre barata) a la gestión. Y en un momento de ajustes presupuestarios se potencia más. ¿Irresponsable? No sé. ¿Debe cederse esa gestión siendo un bien público y un servicio esencial? Posiblemente no, pero para eso habría que reformar, formar al personal y dotar de presupuesto y capacidad económica a los ayuntamientos… tema complejo. Pero vaya, que si se ha llegado a la Luna esto es cuestión de querer hacerlo.

    Espero ver pronto esa serie de post que seguro serán muy interesantes 😉

    Saludos.

    • JOF dice:

      Gracias por tu aportación, Celso.
      Estoy de acuerdo contigo en que estas peleas tienen mucho de trasfondo político… Parece de cajón que un servicio esencial como la gestión del Ciclo del Agua debería ser público, ya que si se gestiona por empresa privada es posible que prime más el beneficio económico que la calidad del servicio, el cual nos afecta directamente…
      Todo es cuestión de prioridades, y parece que en estos tiempos es más importante invertir recursos en otras cosas que dejen la fachada del edificio bien reluciente por fuera, aunque por dentro el inmueble tenga humedades o no funcione el ascensor…
      Tomo nota sobre la serie de posts!!!
      Un saludo!

Participa en HidrojING, aporta tu comentario. Gracias!!!