Entrevista a Carlos Barbero sobre la gestión de un episodio extraordinario de precipitación

By 9 diciembre, 2014 Hidrología 2 Comments
Susqueda aliviando 375m3/s

El último fin de semana de noviembre se produjo en la costa mediterránea una importante llevantada, un episodio extraordinario de precipitación bastante característico de la zona: el aporte de vientos húmedos del este procedentes del mar se traduce en precipitaciones de gran magnitud y extensión.

En esta ocasión, se registraron en Cataluña máximos de precipitación como hace años que no se daban… millones de litros que escurren en superficie hacia los ríos, los cuales presentaron crecidas importantes que pudieron controlarse en gran parte por la gestión que se realizó desde la Agència Catalana de l’Aigua.

Gracias a las redes sociales, y en especial de la cuenta en Twitter de la Agencia, sus followers pudimos seguir la evolución de los caudales y niveles de los ríos, al igual que a través de la aplicación de consulta de datos en directo.

Interesado por la gestión de esa emergencia, me puse en contacto con Carlos Barbero, responsable del Departament d’Infraestructures de Control i Regulació de l’Agència Catalana de l’Aigua, con el objeto de poder entrevistarle acerca de la labor de su equipo durante el fenómeno, y a la cual muy amablemente accedió a responder.

Carlos, ante todo, gracias por atender a este humilde blog y por responder a este cuestionario. En primer lugar, y para ubicarnos, ¿nos puedes explicar cuál es la labor del departamento del cual eres responsable?

episodio extraordinario de precipitacion_hietograma

Río Ter, hidrograma estación Ripoll días 29 y 30

El departamento es desde dónde la Agència canaliza el dar respuesta a las obligaciones que tiene derivadas tanto de normativa estatal como autonómica relacionada en el mantenimiento, explotación, desarrollo de infraestructuras hidráulicas destinadas al control y regulación de recursos hídricos.

En cuanto a control, explotamos infraestructuras para el control cuantitativo y cualitativo del recurso hídrico: estaciones de aforo (control de cantidad de recursos superficiales), estaciones de calidad (control de calidad de recursos superficiales), redes de piezometría (control de cantidad y calidad de recursos subterráneos) y estaciones meteorológicas (soporte informativo que se suma a los datos del Servei Meteorològic que tenemos integrado en nuestros sistemas).

Dentro del marco de control también incluímos los trabajos correspondientes a la hidrometría y aforos, como bien sabes, muy ligados, principalmente, a las infraestructuras de control y, en segundo grado, de ayuda al control/vigilancia del uso del recurso que hacen terceros.

En cuanto a regulación, explotamos infraestructuras que permiten regular recurso hídrico: por excelencia están las presas/embalses que gestiona la Agència. Cabe destacar que esa explotación está centrada en el objetivo de asegurar que todos los elementos de una presa son operativos y que el conjunto de las instalaciones son seguras.

La explotación del recurso hídrico en el día a día se lleva desde el Departamento de Gestión de Recursos Hídricos. Digamos que ellos son nuestros clientes en situación ordinaria de forma que aquellos caudales que nos indiquen debemos satisfacerlos. Cuando la situación deja de ser ordinaria, los desembalses se proponen desde mi departamento. Hablamos de las situaciones de avenida u otras circunstancias que pudieran requerir alguna reducción de nivel de embalse. También tenemos alguna desalinizadora.

También ejercemos las competencias de la Agència en cuanto que es Organismo Competente en materia de Control de Seguridad de presas i balsas en Catalunya (las presas ubicadas en dominio público hidráulico en cuencas intercomunitarias del Ebro son competencia de la CHE). Nuestra obligación es velar porqué estos propietarios de presas o balsas cumplan la normativa en aquellos aspectos que les obligue.

Los episodios de precipitación más abundantes se dieron a partir del sábado 29 de noviembre, pero ¿desde cuándo en vuestro departamento empezáis a trabajar de cara a la gestión de la que se avecina? ¿Qué decisiones se toman antes de las lluvias?

episodio extraordinario de precipitacion_radar

Imagen radar meteorológico día 30

Dentro de la gestión enmarcada en la seguridad, tanto de la presa como la relacionada en la prevención de riesgos, siempre trabajamos para estar lo mejor posiblemente preparados de cara a afrontar una situación de lluvias. En el día a día no explotamos o decidimos sobre el reparto de caudales pero sí vigilamos que los niveles de los embalses no superen aquellos correspondientes a resguardo de seguridad para la laminación de avenidas. Para cada estación del año existen unos resguardos diferentes. Garantizar disponer de estos resguardos es muy importante pues permite gestionar una avenida desembalsando caudales menores antes de llegar a los máximos necesarios.

Tanto los avisos del Servei Meteorològic de Catalunya como la información procedente de nuestros especialistas en hidrología, días previos al episodio, coincidían con el hecho de que íbamos a tener que enfrentarnos a una situación de mucha lluvia, de mucha acumulación y de intensidades importantes.

Las decisiones previas son aquellas que permitan garantizar disponer de todos los medios humanos, materiales y que las instalaciones estén preparadas y operativas: comprobar en todas las presas que todos los órganos de desagüe están en condiciones así como las fuentes de subministro energético (principal y secundaria) y sistemas de comunicación/ordenadores, avisar al equipo adscrito a cada presa y al de oficinas centrales para que estén atentos y localizables, comprobar y velar por el correcto funcionamiento tanto aplicaciones como servidores necesarios, comprobar si son necesarios desembalses preventivos para disponer de resguardo suficiente, velar porqué propietarios de presas que participarán de la gestión (Susqueda, Pasteral) estén operativos, analizar la red de puntos de control de río para ver si existen incidencias en curso de corrección que supongan una limitación en la gestión,…

Me gustó un tweet que publicaste en el que comentabas que tenías el ordenador como si estuviera a punto de despegar… supongo que la cantidad de información a la que se debe tener acceso simultáneamente es mucha… ¿qué fuentes de información se manejan en estos casos?

episodio extraordinario de precipitacion_aforo

Río Ter, estación aforo en Torroella

Esto supone necesitar consultar simultáneamente muchas ventanas de nuestro aplicativo scada junto con el gestor de correo electrónico, word para cambios de consigna, excel con hojas “inteligentes” (algoritmos de cálculo) para el seguimiento de avenidas y ayuda a la decisión de desembalses y radares meteos para seguimiento evolución de los campos de lluvias.

No disponemos de la última tecnología en ordenadores pero cabe pensar que, ante la descripción de necesidades que he indicado, sea relativamente sencillo que la memoria ram de un ordenador quede bastante mermada y, por tanto, ralentice muchos procesos. Ahí, el microprocesador tira mucho y se calienta como un horno y el ventilador, su primo hermano, ha de hacer maravillas girando como un loco.

Y llegan las lluvias… y con ellas las avenidas. En este momento ¿Cuál es la principal preocupación, o aquellos aspectos en los que ponéis especial atención?

Cuando llega la lluvia… ¡equipo, atención máxima, que empezamos! Lo más importante es no precipitarse y mantener la calma para analizar y atender correctamente a cómo están aconteciendo los sucesos según aquello previsto, ver cómo está respondiendo la cuenca (tanto en cabecera como aguas abajo de las presas) y, según lo que vayamos viendo, ir planteando necesidades de gestión de recursos humanos para estar listos en el momento de tener que comenzar a desembalsar en una presa.

La principal preocupación es saber si seremos capaces de gestionar correctamente la tensión con que trabajamos para actuar correctamente y dosificar el aguante ante un episodio que durará más de 24 horas y que, ya el viernes por la noche, comienza a saturar el terreno por el que escurrirá el agua del sábado y domingo.

Llega el momento de empezar a laminar las avenidas que llegan a los embalses abriendo compuertas y aliviando caudales… esta maniobra supongo que viene condicionada tanto por la lluvia que ha caído como por la que aún se espera que caiga ¿qué condiciona más el caudal de alivio: lo que viene por cola de embalse o lo que está sucediendo aguas abajo del mismo?

El balance másico del volumen de embalse (variación volumen, entradas, salidas) nos dará la información aséptica sobre qué caudal debiéramos desembalsar y cuándo. Estos caudales los obtenemos mediante diferentes modelos de gestión conocidos y comunes en el campo de gestión de avenidas (laminación volumétrica o Dordogne cuando hemos agotado resguardos de laminación). Y son asépticos en cuanto a que los algoritmos no tienen en cuenta qué está pasando en la cuenca aguas abajo de la presa que estamos analizando.

La información que arrojan ha de ser puesta encima de la mesa y analizada en conjunto junto con la situación actual de volumen del embalse, estimación de evolución del campo de lluvias (tanto en cabecera como aguas abajo), estimación de evolución de entradas y análisis sobre si la cuenca aguas abajo puede admitir los caudales que debemos desembalsar. Esto dependerá tanto de los caudales que circulen por el curso principal y por los tributarios como de la estimación de evolución del campo de lluvias.

Un embalse supone un punto de discontinuidad de caudales en un río. En la cuenca aguas abajo de un embalse puede estar aconteciendo una situación muy compleja de forma natural sin existir ninguna relación con desembalses desde una presa. En este episodio lo hemos visto en la Muga, Fluvià, Ter y, en menor grado, Llobregat. Han circulado caudales importantes mientras las presas han aguantado caudales punta muy elevados.

Esto supone que, de no existir la presa, esos caudales elevados hubieran seguido cauce abajo y, probablemente, podrían haberse sumado a los que de forma natural hemos visto que se han dado. Estamos hablando de que, por ejemplo, en el Ter a su paso por Girona habrían llegado a circular más de 1300 m3/s mientras que la realidad es que hubo dos caudales punta de, aproximadamente, 450 m3/s.

Los algoritmos de cálculo en muchos casos pueden indicar que toca desembalsar un caudal mayor al que es recomendable por el análisis que he expuesto. La decisión puede pasar por aguantar un poco antes de incrementar el caudal de desembalse. Trabajamos con información que no conocemos y que vamos conociendo sobre la marcha (hidrograma de entrada, hidrogramas en la cuenca no regulada, evolución de lluvias,..).

¿En qué instante se activa, en general, el plan de emergencias frente inundaciones INUNCAT? ¿Hubo que activarlo en alguna ocasión en este episodio?

El Plan INUNCAT es un plan de Protección Civil para la gestión de situaciones de riesgo asociadas a episodios de lluvia, maniobras en presas, etc… En este caso, la activación en niveles de alerta precedió a los desembalses. Así pues, sí, hubo activación por parte de Protección Civil y días previos a las lluvias. Hay que tener en cuenta que hay diferentes niveles o fases de activación desde situación previa.

Por fortuna el episodio de lluvias más intensas no duró más de 48 horas… con todo y con ello las escorrentías se prolongan en el tiempo… ¿cuánto tiempo después del fin de las precipitaciones se mantiene la gestión excepcional del fenómeno y de la regulación de los embalses?

Un episodio de lluvia acostumbra a agotar los resguardos de laminación y seguridad de los embalses. La gestión de las fases de regresión de los hidrogramas ha de solaparse con desembalses de caudales que permitan volver a recuperar los resguardos “perdidos” a favor de la laminación. El tiempo es variable y depende de la estación del año pues los resguardos son diferentes.

Al final, esto se traduce en grandes volúmenes de agua que alimentan los embalses… después de este episodio, ¿cuánto volumen se ha añadido a las reservas de las cuencas internas de Cataluña? ¿y cuánto ha acabado aliviándose por compuertas?

Se han añadido más de 100 Hm3. El volumen total desembalsado ha sido de, aproximadamente, el mismo embalsado!

Para finalizar, desde estas líneas quiero agradecer a ti y a tu equipo la labor y el trabajo que realizasteis desde el departamento durante el episodio de precipitaciones… se trata de una tarea que queda eclipsada en los noticiarios por las imágenes de terrenos inundados y carreteras cortadas, que la mayoría de gente desconoce por completo, pero que sin ella seguramente las consecuencias sería mucho peores!!!

Agradezco tus palabras. Lo que hemos hecho forma parte de nuestro trabajo. Son situaciones que sobrepasan muy mucho el día a día y de las que cuesta recuperarse. La gestión de una avenida supone una reducción de afectaciones aguas abajo por laminación de caudales punta y por retardo en su envío desde la presa con respecto el momento en que de forma natural se habrían presentado, tanto para presas de aliviadero comandado por compuertas como las de aliviadero de labio fijo.

Cuando ha pasado un episodio, ya podemos poner sobre la mesa todos los datos del episodio. Y esos datos los analiza mucha gente. Y el análisis de un partido de fútbol, cuando ya ha transcurrido, puede resultar en críticas sobre si el planteamiento ha sido correcto, si se ha jugado bien, si se ha chutado a gol cuando tocaba, etc… Pero tanto antes del partido como durante el mismo, el planteamiento y la información que va teniendo el entrenador para tomar decisiones no es la misma que aquella con la que el espectador opinará a posteriori.

La gestión de avenidas, generalmente, no viene acompañada de buenos comentarios. Es muy importante la pedagogía para trasladar la función de las presas y embalses y el hecho de que zonas que se puedan inundar en un episodio, de forma natural, pueden resultar más inundadas de no existir una presa.

Susqueda aliviando 375m3/s

Susqueda aliviando 375m3/s

Como apunte anecdótico, el volumen total que entró en el sistema Sau y Susqueda superó los 170 Hm3, es decir, superó la capacidad total del embalse de Sau. Podríamos pensar que debiéramos haberlo vaciado pues después lo habríamos llenado y así no habríamos desembalsado del sistema 450 m3/s (muy menor a los 1300 m3/s máximos).

Pero estas conclusiones (aunque sea un disparate el ejemplo que pongo) a “toro pasado” carecen de peso. La decisión hay que tomarla con la información que vamos teniendo. Y todos sabemos que los embalses, además de servir para laminar avenidas, sirven para almacenar volumen de agua que llega en exceso con respecto lo que necesitamos de forma que la podamos hacer servir cuando de forma natural no llega.

Ante una previsión de lluvia, la decisión de un desembalse preventivo importante (por ejemplo, llegando al absurdo, vaciar la mitad de Sau) puede conllevar una situación muy grave de falta de recursos en la cuenca de no cumplirse las previsiones de lluvia.[hr]

Las imágenes que ilustran la entrevista han sido extraídas de diferentes tweets con el hashtag #llevantada, que a lo largo de ese fin de semana publicaron muchos perfiles, y son los siguientes:

AEMET Baleares

Pere Almendárez

Agència Catalana de l’Aigua (1, 2 i 3)

Canal Vimeo de l’Agència Catalana de l’Aigua

¿Te ha gustado el artículo? Coméntalo, compártelo… ¡Participa del blog! ¿Cómo?

  1. ¿Quieres estar al día y no perderte ningún artículo? Es muy sencillo… suscríbete a la newsletter del blog en el formulario que verás justo al final del post… verás que todo son ventajas!!!
  2. Ayúdame a difundir los contenidos!!! Comparte los artículos mediante los enlaces sociales que tienes en la barra de tu izquierda…
  3. Tus comentarios y opiniones son bienvenidos… Aprovecha el campo que encontrarás después de mi propuesta de artículos que también te pueden interesar y deja tu aportación.
Elijas la que elijas (incluso si no eliges ninguna)… ¡¡¡Muchas gracias!!!

2 Comments

Participa en HidrojING, aporta tu comentario. Gracias!!!