Llevar el agua rodando para ganar libertad

Llevar el agua rodando

Llevar el agua rodandoA veces hay soluciones que cambian realidades… una de ellas es la de llevar el agua rodando, de lo cual tuve conocimiento mediante un post de Celso L. Masid en su blog… Hace tiempo que tenia el tema archivado para publicarlo y compartirlo con vosotros, y ha llegado el momento de hacerlo

Cuando tener acceso al agua limpia es más que un problema

Muchas veces me habrás leído en mis publicaciones que no le damos suficiente importancia a la facilidad con la que disfrutamos del acceso al agua… Pero es que es una verdad como un templo (aunque tratándose de un blog sobre agua, debería decir como una presa…)

En países de África y Ásia hay que recorrer largas distancias para ir a buscar agua limpia… lo cual no sería demasiado problemático si esta acción no conllevara consigo una realidad social más profunda: quien debe realizar esa tarea suelen ser mujeres y niños... Según la ONU más de 1.000 millones de personas no tienen acceso a agua limpia, y para ir a buscarla deben recorrer distancias de hasta 10km, invirtiendo hasta 9 horas para poder llevar a sus casas agua (en cántaros o botes que pesan lo suyo)

Definitivamente este es un problema social muy grave, ya que bajo la tarea de abastecer de agua a la familia subyace una especie de esclavitud… la de no tener libertad para poder hacer otras, para otros menesteres que en el caso de los niños podría ser, por ejemplo. ir a la escuela… Y ante esta situación hay quien ha pensado una solución simple: ¿y si en vez de llevar el agua en la cabeza se lleva a ras de suelo? Con ello se consigue un ahorro en tiempo y reducción de inconvenientes en la tarea de ir en busca de agua , mejorando ostensiblemente la salud e higiene al facilitar el acesso al agua limpia.

Llevar el agua rodando…

Y esa solución tan simple es la de llevar el agua rodando… dentro de un bidón!!! Ya sea empujándolo o arrastrándolo… aprovechando la forma cilíndrica del bidón al que se le acopla un herraje para usarlo a modo de carretilla… Mediante esta idea os presento dos productos que han ayudado a liberar la carga que supone la tarea de aguador de la familia…

Por un lado el HippoRoller. Un producto que principalmente se distribuye en África, consistente en un bidón de 90l de capacidad, muy resistente, con una durabilidad de hasta 7 años y un coste de unos 76€ por unidad.

Se trata de un producto que ya lleva 20 años distribuyéndose por Sudáfrica y a otros 20 países africanos, consiguiendo distribuir unas 42.000 unidades del producto de manera esponsorizada y aportando un beneficio directo a más de 300.000 personas.

Por otro el WaterWheel. Este es un bidón algo más pequeño con capacidad de 50 litros, con un bidón que recuerda a un neumático y que se distribuye principalmente en la India, con un coste de unos 24€ la unidad. El proyecto es de una empresa americana llamada Wello, que en 2013 ganó uno de los premios del Grand Challenges Canada sobre nuevas ideas para mejorar la salud en el mundo.

Y es que, a veces, una idea simple puede hacer cambiar la vida de las personas…

¿Te ha gustado el artículo? Coméntalo, compártelo… ¡Participa del blog! ¿Cómo?

  1. ¿Quieres estar al día y no perderte ningún artículo? Es muy sencillo… suscríbete a la newsletter del blog en el formulario que verás justo al final del post… verás que todo son ventajas!!!
  2. Ayúdame a difundir los contenidos!!! Comparte los artículos mediante los enlaces sociales que tienes en la barra de tu izquierda…
  3. Tus comentarios y opiniones son bienvenidos… Aprovecha el campo que encontrarás después de mi propuesta de artículos que también te pueden interesar y deja tu aportación.
Elijas, la que elijas (incluso si no eliges ninguna)… ¡¡¡Muchas gracias!!!

5 Comments

  • Celso dice:

    Hola Jordi:

    Me parece una solución formidable, más allá del simple hecho de mejorar la manera de transportar agua. Hay soluciones, y ésta es una de ellas, que tienen un impacto en las sociedades mucho más profundo porque sus implicaciones tocan elementos que parecían inamovibles. Por ejemplo, el hipporroller ha permitido liberar tiempo a mujeres y niños, generalmente quienes van a por agua en las comunidades, para dedicarlo a obtener ingresos por otras vías o poder asistir a la escuela. Además de otros colaterales y no menos importantes, como que los hombres se impliquen en esta tarea que se consideraba de rango inferior. Como ves, mucho más que transportar agua :). Un ejemplo magnífico de innovación centrada en las personas.

    Muchas gracias por la mención Jordi.

    Un abrazo.

    • Jordi Oliveras dice:

      Gracias a ti, Celso, por la inspiración!!! Cuando vi tu post, me lo guardé enseguida en la barra de marcadores para compartir la información en un post… lo que pasa que al final se va quedando al final de la lista y ha tardado en aparecer!!!
      La verdad es que gracias a la Red en este año de vida 2.0 he podido descubrir cuántas buenas propuestas existen para mejorar el acceso al agua en aquellas zonas donde el agua limpia es escasa… y si además, el invento viene acompañado por mejoras sociales… mejor que mejor!!!
      Un saludo

  • Luis dice:

    Jordi, ¡¡te dejas uno!!

    Yo conocí este invento hace muchos años (allá por 2003) porque, su versión “arrastrada” (no sé si es la original y primera de todas), llamada “Q-drum” ganó uno de los premios Rolex Awards para emprendedores que quieren cambiar el mundo con ideas sencillas (http://www.rolexawards.com/profiles/associate_laureates/hans_hendrikse/photos__videos).

    Y la verdad es que te das cuenta de que a veces ideas profundamente sencillas pueden implicar grandes cambios que ni alcanzamos a imaginar para poblaciones enteras. Es verdad que estos contenedores para transportar agua no solucionan la escasez de la misma (porque sigues dependiendo de una fuente que no esté contaminada o de que no se produzcan sequías), pero al menos permite que mientras haya un río cerca o lluvias, la gente pueda transportar el agua sin dejarse la vida en ello, en cantidades más grandes que con el cubo en la cabeza y de una forma mucho más segura e higiénica (yo además añadiría con DIGNIDAD). Además, al reducirse el número de viajes por semana que hay que realizar a la fuente / pozo de agua, se reduce también el número de asaltos / violaciones a mujeres en los caminos solitarios y polvorientos que tienen que recorrer.

    Respecto al depósito en sí, tecnológicamente creo que es insuperable. Es de plástico (material relativamente barato), no necesita energía, no necesita recambios, permite que el agua llegue limpia y no se vaya perdiendo por el camino, etc. Vamos, que el inventor no lo podía haber hecho mejor.

    Recuerdo además que en una asignatura de Cooperación para el Desarrollo nos dijeron que muchas veces los proyectos “occidentales” fracasan en África por diversos motivos. Nos contaron que a veces ha habido proyectos de potabilización de aldeas africanas que han fracasado porque un día la instalación falla y sencillamente no hay repuestos para esa maquinaria / instalación o la ONG que lo montó ya no está allí para arreglarla (siendo al final la instalación abandonada). O por motivos más curiosos como el que sigue: al parecer, en África, el hecho de que las mujeres de diferentes aldeas confluyan en un pozo común de una zona a varios kilómetros de distancia de sus respectivas aldeas constituye en sí un “ritual” porque el reunirse les permite saber qué ocurre en otras partes de ese territorio (otras aldeas) a través de lo que se cuentan unas mujeres a otras (tipo Facebook…pero en versión tribal). Pues bien, nos decían que algunas ONG en alguna ocasión habían instalado grifos y bombas directamente en algunas aldeas pero las mujeres de éstas seguían caminando varios km al día para coger agua del pozo común con el fin de poder hablar con otras africanas y seguir estar al tanto de lo que pasaba en los alrededores más allá de su propia aldea.

    Vamos, nos vinieron a decir que hacer un proyecto en África (viable y exitoso a LARGO plazo) tiene muchoas más condicionantes y es muchísimo más complejo que que llegue allí el “ingeniero occidental sabelotodo de turno” a poner la instalación último modelo y más cara.

    Muy interesante el artículo.

    Saludos.

    PD: Otros proyectos “no hidráulicos” que han mejorado las condiciones de la gente, pero en los que participa el agua (y por eso me permito el ponerlos a modo de curiosidad), son las “solar bottles” (https://www.youtube.com/watch?v=o-Fpsw_yYPg) o las neveras en las que la arcilla húmeda entre dos vasijas mantiene los alimentos frescos en medio del desierto (http://www.rolexawards.com/explore/themes/elegant_solutions#&!/elegant_solutions/the_desert_refrigerator)

    PD2: Acepta mi invitación en Linkedin

    • Jordi Oliveras dice:

      Hola Luis!
      Gracias por tu aportación… de hecho los dos inventos que explico en el blog surgen de tweets o información que te encuentras por casualidad en la red… Lástima no haber sabido del Q-drum antes!!!
      Realmente, todos se tratan de pequeñas aportaciones de mucho valor en una sociedad de por sí compleja… no hace falta más que leer la anécdota del pozo que explicas, y es algo que como técnicos nos debe hacer reflexionar: que lo que ingeniemos (por esos somos ingenieros) sea realmente de utilidad allí donde se vaya a implantar!!!
      Un saludo.

Participa en HidrojING, aporta tu comentario. Gracias!!!