Maeslantkering, ingeniería contra inundaciones

Gracias a un tweet de Quintilia López (seguidora en twitter de Hidrojing) he tenido la oportunidad de descubrir el dique de Maeslantkering, en Holanda, una de las obras de ingeniería contra inundaciones más importante del mundo.

Ingeniería contra inundaciones

Como todos sabéis, Holanda es un país cuyo territorio ha sido ganado al mar a lo largo de estos últimos mil años. Mediante la intervención del hombre, que ha construido diques de contención y molinos de viento para accionar bombeos de achique, los holandeses han afianzado un pedazo de tierra firme donde vivir.

Preservar su tierra, para que todo el trabajo realizado durante este milenio perdure, los ha llevado a implementar soluciones que les protejan de los envites del mar… Seguramente por eso, y para resguardar el puerto de Roterdam, no se les ha caído los anillos a la hora de gastarse un buen dinero (450 millones €) en construir una de las maravillas de la ingeniería moderna: el dique de Maeslantkering.

La infraestructura

El dique se empezó a construir en 1991 y se inauguró en 1997. Consta de dos compuertas móviles en forma de arco de 210 metros de largo y 22 metros de alto cada una. Estas compuertas son huecas en su interior.

Las barreras se encuentran soportadas por sendas estructuras metálicas. Un entramado de cerchas de 237 metros de longitud, casi tan altas como la Torre Eiffel pero con el doble de peso.

El conjunto de compuerta + estructura de soporte está conectado a los márgenes del canal donde se encuentra instalado mediante un apoyo en rótula para permitir los movimientos que el conjunto de la barrera pueda moverse libremente durante la operación de cerrado y apertura debido a las olas y corrientes. La rótula consiste en una “pequeña” esfera de 10 metros de diámetro y 680 toneladas de peso.

Existe una maqueta del proyecto en la ciudad de las miniaturas de Madurodam, aquí tenéis un vídeo de la maqueta en funcionamiento.

El funcionamiento

La operatividad de la barrera está dirigida, como no, por una computadora programada para iniciar su cierre cuando se prevean olas de más de 3m.

Cuando están abiertas, la compuertas se encuentran recogidas en unas dársenas laterales en seco, las cuales se llenan de agua 30 minutos antes de que la barrera empiece a moverse. En el momento en que la compuerta flota se activa el mecanismo de cierre, que dura unas dos horas.

Cuando la barrera está casi cerrada, quedando una obertura de apenas 1’5 metros entre compuertas, se inicia el proceso de llenado de su interior con agua, con el propósito de hundirlas y que se apoyen en el lecho, donde previamente se dragó una zanja rellenada con piedras machacadas, consiguiendo un cierre casi estanco.

Una vez pasado el periodo crítico, se repite todo el proceso pero a la inversa: vaciado de las compuertas para su flotación, abertura de la barrera y vaciado de las dársenas de recogida para el resguardo de las compuertas.

Inversión de futuro

La previsión de funcionamiento de la barrera es a largo plazo… De hecho, desde su inauguración sólo ha entrado en funcionamiento una vez (8 de noviembre de 2007) y para ello se redujo la altura de ola hasta los 2’6m para poder probarla en condiciones de trabajo durante una tormenta.

Durante su diseño, las expectativas de que la infraestructura se activase debido a alarma por tormenta fueron de una vez cada década… pero frente a las hipótesis de subida del nivel del mar por el calentamiento global en los próximos 50 años, de buen seguro que esta obra de ingeniería contra inundaciones dará por buen empleada la inversión realizada.

La inspiración para la redacción de este artículo ha sido la lectura de el post Kinderdijk y Maaslantkering: Molinos, Pólders y diques. del blog Mis viajes por ahí, al cual he llegado mediante tweet de Quintilia López. La información técnica ha sido obtenida desde Wikipedia, la imagen mediante Google y los vídeos desde Youtube.

 

One Comment

Participa en HidrojING, aporta tu comentario. Gracias!!!