¿Qué puede ocurrir en una visita de campo?

By 25 noviembre, 2013 HidrojING 4 Comments
Visita de campo
Visita de campo

Foto by xedos4 from FreeDigitalPhotos

Hace unas semanas publiqué un post sobre cómo afrontar una visita de campo… pero una vez allí… ¿qué cosas pueden ocurrir? ¿qué situaciones nos podemos encontrar?

10 situaciones que pueden ocurrir en una visita de campo

Preparando la publicación, he empezado a hacer un listado en un papel… y en un pis-pas he recordado diez cosas que poder explicar… porque las he vivido en mis propias carnes… Así que seguidamente os las relaciono…

1) El coche. Imprescindible para poder ir a la zona a visitar… pero que es origen de algunas situaciones imprevistas.[unordered_list style=”red-x”]

  • Al menos en Cataluña, según donde vayas debes pasar sí o sí por una autopista… de peaje!!! Pero a veces las máquinas automáticas se les acaba el papelito de los tickets con lo que después no puedes pasarlo por administración para cobrarlo (o peor aún… echar 20€ de gasolina y olvidarte de pedir el ticket…)
  • No olvidemos que vas de visita de campo, con lo que a veces debes pasar por unos caminos que según el vehículo que lleves (o que estuviera disponible ese día en la oficina) corres el riesgo de tocar con los bajos y cargarte el depósito de aceite… o simplemente quedarte tirado en la carretera, porque los coches tienen la manía de averiarse… con lo que el viaje de vuelta lo haces sentado de copiloto del técnico de la grúa
[/unordered_list]2) Me faltan brazos. Deberían inventar un accesorio para las visitas de campo de manera que te convirtieras en una Diosa Shiva y disponer de 4 o 5 brazos… entre los soportes de los planos, los bolis, la cámara… pasas más tiempo metiendo y sacando cosas de los bolsillos que tomando anotaciones…

3) Esas cámaras… Recomendaba en el post anterior llevar más de una batería de la cámara, sobretodo si son de estas compactas, ya que si tienen algo de tiempo, tanto encender y apagar la cámara agota la batería en tres horas (y eso que las has dejado cargando en la oficina desde la tarde anterior)… Afortunadamente, esto es una cosa que sólo te pasa la primera vez… Cómo lo de revisar que la tarjeta de memoria esté vacía… Sí, ya sé que ahora todos los móviles llevan cámara, pero no hace tantos años esto no era muy habitual.

4) ¿Cómo coño llego ahí? o en su defecto ¿donde coño estoy? Más de una vez me las he visto y deseado para intentar llegar a una zona del trazado, ya que a la escala que has impreso las topos y las ortos no sabes dónde hay que ir a tomar ese camino que se ve y que lleva justo donde quieres ir… O al contrario, vas siguiendo un camino convencido de que es el bueno y al cabo de un rato tienes la sensación que algo va mal, que no vas por buen camino e intentas averiguar dónde te has metido buscando referencias identificables en la orto…

5) ¿Qué hay debajo de esa tapa? Alguna vez me ha quedado con las ganas de saberlo… ya sea porque necesitas identificar una arqueta de conexión o de derivación o simplemente por curiosidad he echado en falta algo para poder abrir la tapa de registro… De ahí que te aconsejase ir equipado con un pico o pata de cabra… no habrá tapa que se te resista (a no ser que lleve cierre de seguridad)

6) La vida es riesgo… y las visitas de campo también… quizá en el momento de realizar alguna temeridad no eres consciente de ello, pero cuando después lo piensas… haber cruzado un arroyo con el coche, intentar atajar para ver qué hay a lo alto de aquel terraplén subiendo por su ladera, lo mismo pero al revés (bajando por la ladera), cruzar el enlace de acceso o salida de una autopista para ver el otro lado de esa obra de drenaje…

7) El cadáver… Era la broma típica cuando debías meterte por una zona de vegetación bastante densa, con muchos arbustos, o por en medio de una arboleda… todo está en silencio… sólo oyes tus pasos… al final alguien siempre comentaba: “Ahora es cuando nos encontramos el cadáver”… y yo pensaba: ” o que no salga un pirado de repente y el cadáver seamos nosotros”

8) Los perros. En muchas ocasiones tuve que pasearme por las calles de una urbanización… y es una música de fondo que siempre está ahí… que te va acompañando por donde pasas… los ladridos de los perros… Bueno al final te acabas acostumbrando… pero, ¿y cuando vas tranquilamente andando por una calle y ves a lo lejos venir corriendo hacia ti un perraco enorme? Te aseguro que la tranquilidad se acaba al momento y te invade una sensación de incertidumbre y temor… ¡cuántas veces he echado de menos un silbato de esos de ultrasonidos!

9) Los curiosos. Otro clásico de las visitas de campo… si estás en medio de zona rural, por caminos entre campos o arboledas, normalmente con los que te cruzas no suelen preguntar mucho… En una urbanización es distinto… no hay día en el que falte algún vecino que te “interroga”: ¿Tú que eres, del Ayuntamiento? y no te ha dado tiempo a responder que ya te saca su discurso sobre “es que hace años que estamos así, yo no sé cuántas veces he ido a ver al alcalde, ¿y esto que haces para qué es?, …”

10) Climatología. El tiempo está loco… y son muchas las horas que pasas en un lugar a un centenar de kilómetros de la oficina… En la ciudad hacía calor, pues donde vas hace un frío que pela…  que por la mañana hace un sol espléndido, por la tarde te cae una tormenta… por eso os recomendaba en el anterior post llevar distintas capas de ropa… y si es en verano, no es dejéis el protector solar ¡por favor!… os lo dice uno de piel muy blanquita propenso a coger enseguida una tonalidad rojo gamba…

En fin… son tantas y tantas las cosas que pueden ocurrir en una visita de campo… pero con todo y con eso, se trata de unas jornadas realmente diferentes y que, como veis, al final acabas recordando con cierta nostalgia…

¿Y a ti? ¿Qué cosas te han pasado en una visita de campo? Me gustaría que los comentarios de este artículo fueran una recopilación de anécdotas… ¿Te animas a participar?

Y si el artículo te ha gustado, no dejes de compartirlo por favor mediante los enlaces sociales… Muchas gracias!!!

4 Comments

  • Mikel dice:

    Post muy realista! Habría que incluir que cuando vuelves a la oficina, y rematando el informe, proyecto u oferta correspondiente siempre acabas echando en falta las fotos que no hiciste al final porque ya estabas hecho polvo, las que hizo tu compañero y que casualmente no ha descargado en el servidor de la oficina y no vuelve hasta el día después de la entrega, o esa foto que no hiciste porque todavía no tenías claro aún el enfoque del documento y llegando al final, te empieza a gustar el resultado y quieres rematarlo bien! Resultado: segunda visita breve si está cerca, o no poder rematarlo a gusto! Falta de previsión, tal vez, pero a quién no le ha pasado??

    Felicidades por el foro, hace poco que he llegado a él, pero lo seguiré!

    Un saludo

    • Jordi Oliveras dice:

      Gracias Mikel, por la visita, la lectura, tu aportación y sobretodo por tus intenciones de seguirlo!!!
      Es cierto que de las tareas post visita de campo se podría hacer otro post… quizá me animea ello!!!
      Un saludo.

  • […] Foto by xedos4 from FreeDigitalPhotos Hace unas semanas publiqué un post sobre cómo afrontar una visita de campo… pero una vez allí… ¿qué cosas pueden ocurrir? ¿qué situaciones nos podemos encontrar?  […]

  • […] ) ¿Qué puede ocurrir en una visita de campo? Si has tenido que hacer muchas visitas de campo, seguro que te habrá pasado alguna de las […]

Participa en HidrojING, aporta tu comentario. Gracias!!!