Antes que nada, un nombre de dominio

Una vez convencido de que vas a tener tu propio sitio en Internet, la primera decisión transcendental que hay que tomar es el nombre de dominio de la web. Aunque parezca un tema sin importancia, escoger un mal nombre puede ser fatal para el futuro de tu lugar y de los objetivos que pretendes conseguir con él. Te daré unas pequeñas pautas para facilitarte la tarea.

Nombre de dominio

Llamar las cosas por su nombre

Has de tener en cuenta dos aspectos para la elección del dominio:

  1. el nombre de dominio que elijas es la primera información que van a encontrar los navegantes de Internet, aquellos que usan los buscadores para encontrar soluciones (es decir, los que pueden ser tus futuros clientes). ¿Qué quiere decir esto? Que, principalmente, el nombre de tu sitio debe tener sentido para ellos…
  2. cuál es la finalidad con la que pretendes tener tu sitio en Internet mediante tu página… ¿divulgativa, profesional, negocio, …?

Mezclando estas dos consideraciones, se pueden plantear tres tipos de nombres de dominio:

El propio nombre de la persona.

El típico PericoDeLosPalotes.com. Este tipo de dominio tiene un tiempo de implantación en los buscadores muy rápido (pon tu nombre en Google y verás como sales en primera posición… si tienes algo de vida en redes sociales, claro).

Creo que es un tipo de dominio apropiado para profesionales con una larga trayectoria reconocida y de prestigio, de renombre, con una cartera de clientes relativamente grande y afianzada… estoy pensando en arquitectos, fotógrafos, etc… con un portal donde muestra sus servicios profesionales (y digo muestra, no ofrece… porque la propia exposición de sus trabajos ya es suficiente reclamo para atraer nuevos proyectos).

Cómo no, es el tipo de dominio ideal para los blogers cuya actividad como articulista en la Red no es la que le da de comer, si no que mantienen un blog por el placer de compartir sus experiencias y conocimientos con el resto de la humanidad.

Una marca.

Puede ser el nombre de una empresa, de un producto, de un servicio… En este caso, la presencia en buscadores no es tan inmediata y hay que trabajárselo para poder aparecer en las primeras posiciones en búsquedas relacionadas con tu oferta. Tiene la ventaja que, si al final te haces un hueco en la Red, te supone una enorme diferenciación respecto de la competencia.

El nombre a escoger, normalmente, suele ser un palabra inventada… pero cuidado, hay que procurar que esta palabra inventada tenga algo que ver con tu producto o servicio para que pueda ser reconocible y la gente lo recuerde asociándolo contigo.

Yo mismo, por ejemplo, opté por este tipo de nombre… Con HidrojING mi intención es dar a entender que se trata de un servicio de ingeniería centrada en temas de hidráulica… Me permití el lujo, eso sí, de introducir por el medio mi nombre (Jordi) al revés… No sé si habré conseguido mi objetivo (en este sentido, si lees este artículo me gustaría que al final me dieses tu opinión al respecto)… Y en lo referente a las posiciones de búsqueda, me lo estoy currando a base de escribir ene blog.

Un conjunto de palabras clave.

En este caso, de lo que se trata es de escoger una serie de palabras que creen un nombre de dominio y que describan el servicio que pretendes ofrecer o el producto que quieres vender con tu sitio. Por ejemplo: tupisoenbarcelona.com o montamosmuebles.es… Queda claro que ofrece cada lugar, ¿no?

La dificultad aquí radica en la elección de las palabras clave… y el inconveniente en que la competencia es muy elevada. Por esta razón, estos tipos de dominios necesitan de una reflexión y estudio mucho mayor, valorando qué palabras clave son las que definirán (y serán) el nombre de tu sitio y qué resultado se obtiene en los buscadores con esas palabras clave.

Para esta tarea, te recomiendo la herramienta gratuita Google AdWords (si no tienes cuenta en gmail deberás hacerte una). Esta útil tiene un apartado de análisis en el que puedes hacer simulaciones de búsqueda en la pestaña «Ideas de palabras clave»: tú pones las palabras clave y te ofrece como resultado cuántas búsquedas al mes se hacen con esas palabras exactas y te ofrece un listado completo con alternativas posibles. Además te indica el nivel de competencia de ese conjunto de palabras (es decir, si hay muchas páginas que incluyen esas palabras, la competencia es alta)

Ahora te toca pensar el nombre de TU dominio

Espero que esta explicación te haya puesto un poco de luz sobre el nombre de dominio que le pondrás a tu lugar en la Red. Puedes centrarte en una de las tipologías o combinar algunas… eso ya depende de cada uno… Eso sí, evita por favor:

  1. Nada de escritura tipo SMS, ni errores ortográficos en el nombre (orchata, por ejemplo)
  2. Si vas a usar una marca, cerciórate primero que no exista en la Oficina Española de Patentes y Marcas
  3. Ni números, ni signos… sólo letras!!!

Ya sólo te quedará registrar el dominio

La última etapa es registrar el dominio (que se puede realizar junto con la contratación del paquete de hosting, pero eso será objeto de otro artículo). Sólo dos apuntes antes de finalizar:

  • No hace falta registrar un dominio para comprobar si ya existe… en todas las páginas donde realizan el servicio de registro, primero puedes comprobar que esté libre… ¡¡¡eso es un paso importante!!!
  • Elige extensiones .com, .org, o .net. Si tu servicio o producto se va a centrar en el estado español, regístralo como .es.

Espero que todas estas explicaciones te hayan sido de utilidad para decidir el nombre de dominio de tu futuro lugar en Internet… si es así, compártelo por favor, quizá a alguien más también le puede ser de utilidad.

Finalmente, y retomando la propuesta que te he hecho antes, me interesa conocer tu opinión acerca del dominio que he escogido para esta web.. puedes dejar un comentario más abajo… Gracias!!

Participa en HidrojING, aporta tu comentario. Gracias!!!