Asistencia técnica para licitaciones, cuando el número es lo que cuenta (parte I)

By 10 junio, 2013 HidrojING 5 Comments

Uno de los aspectos de más transcendencia en los trabajos de asistencia técnica para licitaciones es el presupuesto, y más concretamente el importe total del presupuesto. No en vano, las ofertas presentadas constan de una parte técnica y de una oferta económica…

Asistencia técnica para licitaciones

Foto by Stuart Miles from FreeDigitalPhotos

¡Y cuántas vueltas y quebraderos de cabeza que trae cerrar el número para que el contratista sepa a qué debe atenerse a la hora de presentar su oferta! Voy a tratar de explicar algunas cositas relacionadas con el dichoso numerito denominado Presupuesto Base de Licitación… siempre con el toque desenfadado para que note aburras…

Por cierto, que después de redactar el post, me ha salido un texto que creo que es demasiado largo para publicarlo de un tirón, con lo que lo divido en dos partes: en esta primera tocaré los aspectos a tener en cuenta antes de empezar, y en la segunda ya explicaré cosas sobre el desarrollo del PBL…

Antes de empezar los trabajos de asistencia técnica para licitaciones…

Cuando uno va a meterse de lleno (es decir, a abducirse) durante unas semanitas en las tareas que conlleva realizar una asistencia técnica para licitaciones, debe tener muy, muy, muy, muy claras tres cosas al respecto del presupuesto que deberá desarrollar:

Bases de precios.

Mediante las bases de precios se consigue completar el presupuesto a desarrollar. Ahora bien, debe quedar claro qué bases hay que usar y en qué orden de prioridad.

Lo más habitual es partir del presupuesto del Proyecto Base, e ir añadiendo partidas de otras bases de precios: del organismo que licita las obras, de la constructora que ha usado en otras obras, bases que tengas guardadas de alguna otra asistencia técnica para licitaciones…

Costes indirectos

Los costes indirectos son aquellos costes que sin ser propios de la ejecución o producción, son necesarios a cualquier obra (alquileres de casetas, vallas, contenedores, etc…

Este coste indirecto se estima como un porcentaje del coste de ejecución y ronda el 6%, dependiendo del caso. Este porcentaje se implementa como incremento en el importe de ejecución de las partidas.

Pues bien, la inclusión o no de esos costes indirectos es imprescindible que se especifique de antemano, sobre todo cuando se trabaja con más de una base de precios y aún más cuando, como a veces ocurre, el proyecto de licitación global se divide en dos o tres partes que realizan consultorías distintas…

No sería la primera vez, ni será la última, que al pobre que le toca unir todos los presupuestos no le cuadran los números finales porque algunas partes tienen costes indirectos incluidos y otros no…

Justificar o no justificar…

Este es otro de los aspectos a dejar claros antes de empezar: ¿se debe incluir justificación de precios o no?

¿En qué influye esta decisión? Pues en el nivel de cuidado que deberás tener en la elaboración del presupuesto a partir de distintas bases de precios y el nivel de complicación de la modificación final del presupuesto para conseguir el importe que la constructora ha decido ofertar.

Si se debe incluir justificación, hay que cuidar detalles como por ejemplo que en el presupuesto no haya 17 peones a precios distintos, o 5 hormigones HA-30/P/20/IIa con 20€/m3 de diferencia… Además de que el tema de los costes indirectos te puede volver loco ya que hay elementos a los que se le aplica y a otros no…

Si no se debe incluir justificación, lo mejor que puedes hacer es hacer una copia de los presupuestos y bases de precios que vas a usar y eliminar todas las justificaciones, de manera que sólo tengas partidas “limpias”

El problema es que esa decisión no dependerá de ti, si no del cliente… e incluso es posible que éste cambie de opinión a medio trabajo después de realizar la visita de cortesía con la administración que licita las obras… Que si el cambio es de justificar a no justificar no tiene mayor importancia… pero cuando has empezado sin justificación y tienes que pasar a justificarlo… mejor no digo nada más…

¿Y tú qué cosas tienes en cuenta antes de empezar el PBL?

Seguro que también tienes alguna experiencia o anécdota sobre algo que te pasó trabajando en un PBL que si hubieras tenido cierta precaución antes de empezar no te habría sucedido… No te lo quedes… Compártelo con nosotros con un comentario… O si lo prefieres, comparte el artículo mediante los siguientes enlaces sociales…

5 Comments

  • acangros dice:

    Y que software recomandas para hacer este trabajo y poder enlazar los múltiples bancos de precios. TCQ, Presto, o directament un gran excel??

    • Jordi Oliveras dice:

      Arnau, más que recomendar, diré que para las asistencias técnicas para licitaciones (al tratarse de constructoras de fuera de Cataluña) he usado siempre Presto… El programa en sí tiene sus ventajas e inconvenientes, el principal del los cuales es que hay que vigilar mucho la codificación de elementos, partidas e incluso capítulos y subcapítulos para que no se produzcan sustituciones indeseadas…
      Un saludo.

  • Juan dice:

    ¿En qué suelen consistir este tipo de encargos? Es decir, cuales son los inputs y cual es el output…?

    Entiendo que una constructora quiere concursar por la ejecución de una obra proyectada por la Administración…la constructora tiene el Proyecto verdad? Y entiendo que al contratarte te da el Proyecto (el input) para que sepas de qué va el asunto, y entonces tu tienes que…

    ¿rehacer el presupuesto con los mismos capítulos y partidas, pero con precios más bajos? ¿puedes usar otra estructura de presupuesto o tienes que ceñirte a la del Proyecto? Por otra parte, si te dan el archivo presto en abierto tienes mucho ganado verdad? Suele ser habitual?

    Supongo que luego habrá que acompañar el presupuesto de una memoria técnica pero… ¿sería la misma que la del Proyecto original no? ¿para qué ibas a cambiarla?

    En fin, aunque he hecho bastantes presupuestos en mi corta carrera como técnico (y creo que bien: pienso que hacer presupuestos limpios es todo un arte), nunca he sabido muy bien en que consiste eso de “preparar ofertas”, ya lo haga la división de ofertas de una gran constructora o ya lo subcontrate a una consultora especialista.

    Perdona por hacer tanta pregunta pero me resulta bastante interesante el tema, gracias si me puedes dar alguna pincelada!

    • Jordi Oliveras dice:

      Juan, la verdad que esto de las licitaciones es todo un mundo… diría que casi una rama de la ingeniería de oficina técnica… Pero vayamos por partes… Cuando una constructora decide presentarse a un concurso, evidentemente dispone de un ejemplar del Proyecto Base… y por suerte, normalmente, también del archivo original de presupuesto… A partir de aquí el Pliego del Concurso (el cual forma parte de la documentación del mismo) es el que marca las reglas sobre lo que espera de las constructoras… Cómo desde hace unos años no se estila eso de las subastas y el precio por el precio, normalmente en los criterios de puntuación hay una parte económica y otra técnica… la económica es la famosa baja, y la técnica puede llegar a comprender una gran cantidad de aspectos como capacidad técnica de ejecución, programación de las obras, … y el Proyecto… Y aquí pude haber dos requisitos: que en la oferta sólo se incluya el proyecto Base o que se incluya el Base y una Variante.
      Ten en cuenta que se trata de un Proyecto Base, y que hay muchas cosas que pueden ser susceptibles de mejorar… ya sea por cuestiones de definición, de ejecución o (en el caso por ejemplo de instalaciones de agua) de explotación… Pero si sólo hay que presentar el Proyecto Base los cambios están más “acotados” mientras que en las variantes puedes hacer volar algo más la imaginación…
      Una vez definidas todas la soluciones, con más o menos mejoras (o con/sin variantes), lo primero que se debe hacer es plasmar todo en el presupuesto, del cual conviene mantener la estructura (a no ser que de la variante aparezcan elementos nuevos)… En principio el orden de prioridad en Bases de Precios que yo mantenía era: Proyecto Base, el de la Administración de turno (si lo tiene), el que te facilite el cliente de otras actuaciones similares, los que tengas tú guardados de licitaciones similares… todo ello consensuado con el cliente, claro… y también en el caso de equipos, pedir ofertas a proveedores (muchas veces cuando llamas ya eres el tercero o cuarto que les pide lo mismo)
      En cuánto a lo que se entrega, suele ser un proyecto completo… pero referenciado al Proyecto Base (hay veces que si los anejos no se modifican te permiten poner una portada y un párrafo de: “el mismo que el Proyecto Base”) pero todo aquello que sea distinto al Base debe justificarse (por ejemplo, muchas veces y más en estos tiempos, un grupo de constructoras se junta para compartir un geotécnico o un topográfico nuevo)… y evidentemente la memoria debe redactarse de nuevo (por que eso de copy/paste no les mola mucho a las administraciones)…
      Después hay que añadir el Doc. núm. 2 (planos) con carátulas que te dé el cliente, el pliego (que normalmente suele incluir fichas técnicas de equipos y elementos de los que has pedido oferta) y el presupuesto (más o menos completo si debes justificar o no las partidas) el cual es posible que el cliente te haya hecho modificar algunos precios para conseguir la oferta económica que pretenden presentar…
      Esto es en qué suele consistir un servicio de asistencia técnica de licitaciones… espero no haberte aburrido… y tengo pendiente responderte lo del estudio de inundabilidad!!!
      Un saludo.

      • Juan dice:

        Interesante, muchas gracias…

        Entiendo que es un encargo interesante para un Consultor, en el que la constructora de turno se deja un dinero… y supongo que no despreciable si estamos hablando de un Proyecto completo (aunque puedan aprovecharse muchas cosas del Proyecto Base)

        Lo que intuyo es que la constructora hace esto “gratis”, de modo que si no es la adjudicataria final, es como si hubiese tirado su dinero. Cosas peores pasan en esta vida, pero es curioso. Supongo que hoy día muchas constructoras pequeñas y medianas no tendrán músculo financiero suficiente para participar en este tipo de “apuestas”.

        Repito, muy interesante. Leeré el resto de post sobre licitaciones. Un saludo

Participa en HidrojING, aporta tu comentario. Gracias!!!